Bélgica, parte 2

El primer día en la noche, después de salir del ciber y de subir algunas imágenes para liberar memoria me interceptó una colombiana. Exactamente fue antes de salir del ciber. Ella se dio cuenta que yo era latino o que al menos hablaba español gracias a los títulos que estaba colocando en Flickr. Ella quería información para conseguir fotos de artesanías de américa latina y no tenía remota idea de como buscar en flickr 😀 . Ella tiene viviendo en Bélgica ya 7 años. Después en el hostal conocí a 2 mexicanos de Puebla que estaban estudiando en España y que en ese momento estaban recorriendo parte de Europa.

El dia siguiente fui a Brujas, que según palabras de Sam, una ciudad muy pintorezca. En Bruselas tomé el tren desde la Gare del norte. Ya en mi destino, en la Venecia del norte, conocí a otras 2 colombianas (Adriana y Sandra) y al sobrino de 10 años, John, de una de ellas que estaba de visita con la tía; con ellos hice el recorrido de pe a pa. La ciudad es muy muy pequeña pero demasiado bonita arquitectonicamente. Recorrimos todo aún con el inmenso frio que se sentía. Sus calles, sus tiendas, sus fábricas de chocolate, sus canales, la plaza mayor. Es curioso pero en la ciudad vi más ciclistas y carruajes que en ninguna otra ciudad de las que he estado anteriormente.

En la plaza mayor se puede apreciar la obra más peculiar de brujas, el campanario; obra gótica de 83 metros de altura.

Después del recorrido, de probar sus waffles, chocolates, papas, etc … regresé a Bruselas donde ahora era el turno de conocer en el hostal a un brasileño descendiente de japoneses. El día siguiente, para continuar con mi recorrido en Bruselas, fuimos juntos al Atomium (2), homenaje al átomo construido en 1958, obra que en su tiempo fue importantísima. Recién remodelado y reabierto hace apenas unos meses. La vista desde arriba es fantástica, tanto de la ciudad como de las atracciones de al lado, como Mini-Europa.

Después el recorrido fui a algunas iglesias, el museo del automovil (donde seguramente Homero Simpson se dio una vuelta), el parlamento y la comisión europea y para finalizar, el famoso (y sigo sin saber por qué) Manneken Pis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.