Descanse en paz mi termómetro

Desde hace casi un año me hice de un termómetro, baratito pero a final de cuentas termómetro, para informarme por mí mismo de la temperatura ambiental, la cual estaba comenzando a bajar en esas fechas. Bueno, después de varios meses ya pasó a mejor vida y ya forma parte de las estadísticas de la canícula francesa.

Adios a mi termómetro

Pobre, no soportó temperaturas de más de 40 grados bajo la luz del sol

Como pueden notar, las inclemencias del tiempo realizaron en él estragos 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.