Qué mala pata – desenlace

muletas-canadienses.jpg

La lesión, esguince en pie izquierdo, me llegó 2 semanas antes de partir a México y no al revés como los futbolistas, que posterior a una lesión parten a su lugar de origen dizque para recuperarse (todos conocemos casos como los de Ronaldo y Romario); mi viaje ya estaba planeado 😉

Esta lesión fue una odisea y he aquí algunos datos:

– Como lo pensado, la doctora del hospital que me atendió dijo barbaridad y media al recomendarme apoyar el pie luego luego y que así sanaría más rápido.
– Encontrar a un especialista (traumatólogo) que tuviera un lugarcito en su agenda para atenderme no fue nada fácil, después de varias decenas de llamadas encontré uno.
– El doctor que me atendió resultó ser un merolico, ya quería operarme, prácticamente me estaba dando a escoger fechas para la operación y análisis pre-operatorios, a parte que cobró un dineral y me recetó medicamentos como si fueran para toda la familia. Ahora entiendo el por qué hay que hacer reservación con semanas de anticipación, los buenos son muy solicitados; lamentablemente yo estaba entre la espada y .. el reloj.
– Finalmente terminé viendo a un médico general, muy bueno por cierto y trabaja prácticamente frente a k-jeta et chorizo inn
– Me mandaron a hacer más radiografías. Como lo sospechado, la inflamación no bajaba porque había una fisura en la base del 5o metatarsiano. La radiografía efectuada en el hospital el día de la lesión fue mal hecha.
– Ir a trabajar en metro es pesadíiiiiisimo. Bajar y subir escaleras con muletas (sobre todo como las de la imagen) es mucho esfuerzo. El metro parisino NO está totalmente acondicionado para personas discapacitadas; … a quién se le ocurre tener 2 escaleras eléctricas en un solo sentido con 50 escaleras justo al lado?
Los parisinos, o los usuarios del metro, no son gentiles .. ven a mujeres embarazadas y personas en muletas y literalmente les vale sorbete! Ellos mejor siguen cómodos en su lugar leyendo u oyendo su música. La que más ceden los lugares son las mujeres, en mi caso, cuando llegaban a cedérmelo, fue un 90% de las veces.
– Al ir a México tuve que atravesar en muletas la T4 de Barajas, Madrid. Servicios especiales? Ni sus luces.
– Hablando de servicios especiales, mi reconocimiento a la gente del aeropuerto del DF, estoy muy muy agradecido.
– Estuve con 2 muletas 16 días, y con una muleta 9 días más. En total 25 días.
– Ya dejé la tobillera, voy en la quinta sesión de 20 con el fisioterapeuta. Ya no renguéo. En algunas semanas podré regresar a correr … fut? No por el momento, gracias.

Voilà! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.